Luis Carlos Larrodera, más conocido como Luis Larrodera o Luis Roderas, es un actor y presentador de radio pero vestido de la historia de la televisión española. Está casado con Laura de la Calle, a quien conoció trabajando con él en Un, dos, tres cumpliendo su más anhelada fantasía erótica de jefe-secretaria.
Luis solo quería beneficiársela, pero el padre los pilló en pleno acto sexual y les obligó a casarse a punta de escopeta. Empezó su carrera como locutor de radio, durante diez años, en emisoras locales de su ciudad natal. Los últimos años en radio los compaginaba con sus primeros pasos en televisión. Chicho Ibáñez Serrador lo contrató para presentar otra edición de “Un, dos, tres…”, donde daría la lata permanentemente mencionando su lugar natal. Lo hizo tan bien, que desde entonces ya no hay más ediciones del mítico concurso.

Etapa en Cuatro
Tras el anterior fiasco, Roderas Larrodera parecía haberle cogido el gusto a resucitar formatos volvió a la televisión en el canal Cuatro, presentando el desgastado concurso “Alta tensión”, concurso que en su día presentase Constantino Romero. Las cua­tro cosas que decía no se sabía muy bien si eran medio chistes que estaba dor­mi­do o que. Trans­mi­tía esa sen­sa­ción de vergüenza ajena que sólo se suele per­ci­bir en las ac­tua­cio­nes en di­rec­to de fies­tas de pue­blos y demás es­pec­tácu­los se­mi­pro­fe­sio­na­les. Anteriormente presentó el concurso “El traidor” que no duró más que tres meses. No tenía dinero para abrillantador de gafas y tuvo que prostituirse prestando su voz en el pseudo reality Supernanny para poder pagar facturas y vicios varios.

Etapa en Antena 3

En 2010 sustituyó a Juan y Medio en “Pánico en el plató” gracias a que Manel Fuentes se lo regaló, ya que ni él podía caer tan bajo como para sustituir al del bigote.

La gran oportunidad

Después cayó lo más bajo que un presentador de capa caida como Luis Larrodera podía caer; presentó un timo concurso llamado La Gran Oportunidad. Este programa era un burdo programa de televenta de Antena 3 de Zed y Mediapro. O lo que es lo mismo, los mismos que crearon el abominable excremento Rico al instante, que tantas quejas por irregularidades recogió durante su existencia. Era una teletienda con más medios, un poco de espectáculo y con maneras de ganar dinero por parte de la cadena, ya que la gente podía comprar los productos que se mostraban a través del teléfono móvil, Internet o la propia televisión. Básicamente Luis Larroderas hablaba del producto o lote de productos y, acto seguido, daba un código y un número SMS premium y los pringaos lo tendrían supuestamente reservado, pero no lo sabrían si lo estaba reservado hasta que no lo registraran en lagranoportunidad.com e introdujeran el código que les llegara en respuesta a su SMS y este correo para confirmar el registro tardaba 40 minutos en llegar. En el formulario de registro había dos casillas: una llamada “Deseo recibir ofertas de La Gran Oportunidad” (vamos, que te van a envian basura y spam) y otra llamada “Acepto los términos y condiciones”. La irregularidad es que la primera casilla no debería estar marcada por defecto, ya que da directamente una patada en los cojones a la LSSI. En el formulario de registro ni siquiera existía la casilla de autorización para recibir publicidad. Esto significa que se dieron cuenta de que estaban perdiendo receptores de spam y se ventilaron la casilla y recibirán por cojones la publicidad por defecto ya que no se podía desactivar si no es tras el registro.

Si finalmente compraban algo, los datos eran transmitidos al Grupo Planeta para poder enviar más publicidad. No es de extrañar si tenemos en cuenta que José Manuel Lara compaginaba los cargos de presidente de Grupo Planeta, presidente de Antena 3 y es parte del consejo de administración del Grupo Zed.

Todo está interrelacionado para joder vivo al que se registrara. Para cancelar la publicidad del grupo Planeta, había que enviar una carta con la molestia que eso suponía, ya que no había ningún e-mail como en el caso de Zed y sus filiales. Únicamente se realizaban envíos de Productos a aquellas direcciones postales que se encontraran en el territorio español exceptuándose aquellas direcciones postales que se encuentren en Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla. Esto no se publicitó en todo el programa, por lo que Zed estuvo ganando dinero de los ciudadanos de las islas y las ciudades autónomas sin que éstos supieran que estaban haciendo un gasto tonto. Ellos afirmaban que Ninguno de los productos que se incluyen en La Gran Oportunidad habían pagado por aparecer en el programa, al menos que Hacienda se haya enterado .
En ningún momento decían en el programa cuantas unidades quedan de los productos promocionados, así que la gente enviaban SMS a punta pala, en la mayoría de los casos para nada. Después de esto, Luis trató de redimirse presentado un cocurso para niños pijos de Disney Channel, pero acabó cayendo más bajo aliándose con Xavier Deltell como monologuista.