Hermann Tertsch del Valle-Lersundi es un maestro de la casquería cañí y Periodista español además de asesino en masas que no dudaria en matar a 15 o 20 miembros de Al Qaeda por liberar a los secuestrados por piratas. Incluso a 15 o 20 pacifistas que prefieren morir a matar lo haría sin la menor duda. Es más, si tuviera que matar a 15 o 20 ministros por algo de dinero, también lo haría. Su sed de sangre también le llevaría sin la menor duda a matar a 15 o 20 menores de 25 años. Así que si pasas por la misma calle que él, cambia inmediatamente de cera y escóndete o pégale una patada cobarde por la espalda y huye. No es necesario reinvicaciones ni nada de eso, solo dále una patada y sal corriendo. Asegúrate que quede mal y no mires atrás, ya que no dudaría en matar a 15 o 20 personas que estén allí cerca.

en su juventud en el Partido Comunista de Euskadi, trabajó por El País hasta que lo echaron, y ahora se ha pasado a la derecha más rancia y radical al servicio de Esperanza Aguirre. Hermann es de esos periodistas que serían capaces de dar su propia vida por el bien de la Humanidad. Y no sólo eso, sino que sería capaz incluso de matar.

Herman Tertsch se volvió loco al oir decir a Karmele que era Periodista y es una persona peligrosa para la ciudadanía y debería estar encerrado o en la cárcel o en un psiquiátrico. Las personas que se dejen la barba larga y se pongan un turbante o una prenda de vestir por el estilo deben ir con mucho ojo, porque Herman Tertsch es capaz de sacar un cuchillo y matar.

Con Herman Tertsch los estudiantes de periodismo aprenderán en unos pocos años, no habrá que esperar mucho, que las funciones del periodismo es la de matar terroristas.

Patada giratoria

Herman Tertsch proporcionaría placer sexual a base de pajas a los terroristas que secuestran a compatriotas españoles. Todo el que se haya hecho una paja o al que se la hayan hecho sabe perfectamente que se baja la guardia, que dejas de pensar y que lo único que piensas es en lo que bien que te lo estás pasando. Así Herman Tertsch es un patriota como Dios manda, capaz de hacerle una paja a los terroristas para que bajen la guardia, y así poder liberar a los compatriotas españoles. Y por eso tengan por seguro que si pudiera matar a pajas a quince o veinte terroristas, lo haría sin dudarlo. Por esto, fue agredido brutalmente por un individuo en contra de la violencia y de que les haga pajas a los terroristas, propinándole una fortísima patada por la espalda, rompiéndole dos costillas y una vértebra y un pulmón dañados.

Hermann estaba documentándose para escribir un ensayo sobre Zapatero, cuando alguien, que pudo ser un moro o un negro o un ministro o quizás un cineasta español le agredió por la espalda, como sólo los rojos y los inmigrantes saben hacer.

El agresor en realidad fue Chuck Norris. Wyoming señala a los malos y luego va Chuck y se hace cargo. Todo apuntaba veladamente a El intermedio como autor intelectual del ataque. Con la rabia que dan los autores intelectuales en general y los de la SGAE en particular. Y cuando decimos responsables de los servicios informativos de Telemadrid, nos referimos directamente a Esperanza Aguirre, que no ha tardado en sumarse a la nueva teoría de la conspiración. La investigación de las milicias de Zapatero apuntaba a que estaba beodo y que discutió con un empresario de clubs nocturnos. Esa gente no tiene ninguna credibilidad. Ahora, con el SITEL, son capaces de saber todo lo que hacemos.

Otras fuentes no contrastadas (si los periodistas “serios” no lo hacen, nosotros tampoco) es que la patada de kárate fue propinada por Esperanza Aguirre. Y es que Esperanza Aguirre es así. Llega a su casa por la noche, se disfraza de rockera marginal, toma una copa y se mezcla con la humanidad nocherniega para liarse a patadas con la pacífica ciudadanía y fundiéndolos en negro. Que nadie vote a Esperanza Aguirre. Porque no hay derecho. Se dedica a dar patadas por la noche a periodistas libres e independientes, y encima le votan y saca las mayorías absolutas con facilidad pasmosa.

Regreso

Sin prisa y sin muchas ganas de currar. Da la sensación que no le vino nada bien pasarse los días completos en pijama. Sufre un síndrome de Estocolmo pijamero’. Enfermo crónico de su propia vagancia.

Reapareció Terstch en su propio telediario. Tras su convalecencia, deja los trastos de matar en manos de Ana Samboal, esa sufrida chica que, a lo tonto, ha visto pasar por ese informativo a una ristra de directores y presentadores más larga que la lista de los reyes Godos. Gracias a Terstch hemos descubierto que ser presentador de informativos puede ser, en ocasiones, una profesión de máximo riesgo. Varias costillas rotas, un pulmón encharcado y diversas contusiones dieron, en el caso de Hermann, buena fe de ello. El agresor fue puesto en libertad sin fianza aunque pesa sobre él una orden de alejamiento mientras que el agresor intelectual, El Gran Wyoming sigue libre y con ansias de patadas. A partir de ahora, si su agresor quiere saber algo de él, tendría que esperar a la medianoche para ver su pildorilla diaria de opinión vociferante y ofuscada, como todo madrileño que se precie. Pero Hermann Terstch abandonó definitivamente su trabajo como director y presentador del Diario noche, el espacio de manipulación informativa de Telemadrid para las madrugadas. Terstch se dedicó al “análisis” sobre comparativas sobre ginebras o minuciosos estudio de locales nocturnos madrileños, con un comentario grabado de lunes a jueves en ese programa. Y en otros espacios de la cadena de dudosa calidad.

Como en el programa “Alto y Claro”. No sabemos si por culpa de gente normal de la SGAE, pero se encontró con un embotellamiento en la Gran Vía y llegó tarde el primer día. Mucho nos tememos que irá de mal en peor, debido a su permanente atasco .

Hermann Tertsch, la película

Telemadrid tiene previsto la producción de la película sobre la agresión a Hermann Terstch. Información y suspense, dirigida por Amenábar. Se prevee que el mismo Terstch, que narraría la historia desde la cama del hospital, y se podría llamar Bar adentro. Poli Díaz bordaría el papel de agresor profesional. Teddy Bautista interpretaría el papel de agresor de la SGAE. Marcelino Camacho sería el agresor de izquierdas. El gordito de Intereconomía sería el Gran Wyoming. Y Esperanza Aguirre realizaría un cameo de lujo: sería una de las dos mujeres que acompañaban al agresor. La otra sería Carmen de Mairena. El papel de presidenta de la Comunidad Madrileña, vinculando la agresión sufrida por el periodista con una broma que hizo El Intermedio, lo interpretaría Violeta Santander. Próximamente en los cines X por que Ángeles González-Sinde así lo ordenó por su extrema violencia y gilipollez.

¿Sabías qué…?

…no dudaría en matar a 15 o 20 gatitos.
…no dudaría en matar a 15 o 20 personas aleatoriamente.
…no dudaría en matar a 15 o 20 personas por mirarle mal.
…no dudaría en matar a 15 o 20 familiares de Wyoming.
…no dudaría en matar a 15 o 20 frikis por escribir estas cosas.
…no dudaría en matar a 15 o 20 personas que se parezcan a Ip Anónima.