El hombre del tanga es un superhéroe pacífico pero con muy mala uva. La identidad secreta del hombre del tanga es conocida, Oscar Perezdolz, el cual compagina su trabajo como director de contenidos de la web de El Jueves por el día con el de superheroe a tiempo parcial.

Historia

Después de ser testigo en su niñez de como le roban el tanga, jura venganza y, tras someterse a un riguroso entrenamiento físico y mental, se dedica a combatir la injusticia y el crimen.
Al principio su uniforme era unas mallas de ballet y tutú, pero después optó por solo llevar un tanga, coincidiendo con los calores del verano. A diferencia de otros superhéroes, no posee superpoderes sino que baila en tanga con la careta de su enemigo. Reside en una mansión en cuyos subterráneos se encuentra la tangacueva.

Debido a su repentina aparición como el vengador del tanga, los internáutas piensan que se trata de un nuevo friki de Internet, por lo que se expande en toda la red como un producto viral cualquiera y logrando hacer justicia con ello. Nadie le llamó cuando lo de la portada de los príncipes de Asturias y eso le frustó mucho. Aunque hundido moralmente, consiguió terminar sus estudios de sastre y abrió su propia sastrería donde se fabricaría sus tangas y caretas.

Su primer enfrentamiento fue contra Ramoncín el cual hizo que Youtube retirara el canal que el Jueves tenía abierto. No era la primera vez que la revista sufría la censura ya que anteriormente le habían secuestrado tres o cuatro portadas, las cuales murieron por que no se pagó el rescate. Por eso no podían permitir que esto volviera a suceder, así que llamaron al hombre del tanga con la tangaseñal.

El hombre del tanga dedicó un baile con una careta de Ramoncín sobre la entrepierna con la amenaza de repetirlo y colgar en YouTube vídeos a tutiplén sobre él cada semana. Es cierto que le desactivaron la cuenta general, pero hecha la ley, hecha la trampa. Y, además, lo que está prohibido siempre es mucho más divertido.

El Rey del pollo frito se cagó encima ante el aluvión de protestas en su contra por la denuncia al canal de El Jueves en YouTube, pidió disculpas y se declaró admirador de la revista. Después del Ramoncingate, el hombre del tanga desapareció entre vivas y víctores. También el propio Ramoncín salió en volandas por haberle dado tanta publicidad gratuita. El hombre del tanga estará atento por si la tangaseñal pide sus servicios, así que cuidadín.