Juan Pardo Suárez, conocido como “Juan Pardo”, es un cantautor y compositor reptiliano que canta en España, cuyo objetivo marcado por su general es la de derretir los cerebros de las chiquillas y ahora de las viejas. Es por tanto un eslabón de una guerra continua de desgaste entre mundos. Tras la explosión de fanatismo en torno a los grupos musicales que se preveían, decidieron que la mejor forma de cumplir su misión era la de dedicarse a cantar, ya que con ello, podría también lanzar mensajes subliminales como: alzarse hasta volar despierto. Los de Omicrón Persei ya se le habían adelantado formand Los Beatles, así que el mercado americano y anglosajón estaban perdidos, por lo que decidíó la cúpula militar reptiloide que Juan Pardo debería formar parte de un grupo similar llamado Los Brincos. Dos años más tarde al no conseguir los resultados esperados, abandona el grupo junto a Junior, otro reptiloide. No duraron mucho y fracasaron [1]. Juan Pardo presionado por sus superiores lo intentó por separado, pero no consiguió satisfacer las espectativas esperadas. Desmoralizado, decidió reclutar a nuevos soldados como Marisol, Andrés do Barro, Camilo Sesto, Juan Camacho, Emilio José y Peret y más adelante, Los Pecos y Xil Ríos. Con Los Pecos consiguió un ascenso dentro de la cúpula política militar dados sus exelentes resultados. Intentó por su cuenta intentar invadir el mundo anglosajón, pero su inglés pésimo le hizo fracasar. Desde entonces está alcoholizado después de haber bebido sorbito de champán tras otro con Anduriña y se dedica a pequeñas aportaciones a la causa, lavando el cerebro de los únicos que le escuchan hoy en día; las viejas, los gallegos y los gays.