Las chemtrails son un fenómeno que consiste en unas supuestas estelas de condensación dejadas por aviones que son indetectable por radar que no son tales, sino que en realidad están compuestas por productos químicos. No pueden ser estelas de condensación, ya que no resulta creíble que zonas cercanas de la atmósfera presenten condiciones tan dispares. Si se tiene en cuenta que las estelas de condensación salen de los motores de la aeronave, la existencia de estelas que no salgan de ellos constituye una prueba de que no son tales. La verdadera naturaleza de las chemtrails es conocida por sólo unos pocos y su objetivo es causar daños de algún tipo a la población fumigándola. Parecen inicialmente estelas de condensación normales, sin embargo son más gruesas y persisten durante mucho más tiempo, durante el cual se expanden y se cruzan unas con otras en extraños patrones hasta llegar a cubrir por completo el cielo con un falso cirroestrato.

Este fenómeno aéreo ha aparecido a partir de los años 90, mostrando claras diferencias respecto a las estelas de condensación y las nubes normales. En el Space Preservation Fact del 2001 aparece un listado de “armas exóticas” que deben ser prohibidas entre las que se encuentran las chemtrails. También existen documentos que demuestran el interés de los militares por controlar el clima. Existe interés en estudiar el efecto de las estelas de condensación en el clima y el cambio climático. Debido a que las estelas dificultan la llegada de la luz del Sol se considera que podrían tener efectos mitigadores en el calentamiento terrestre (a este efecto se le llama oscurecimiento global). La existencia de este interés demuestra que las chemtrails forman parte de un programa de modificación del clima. Los chemtrails crean en ocasiones patrones en el cielo (líneas paralelas, líneas que se cruzan, etc). Esto es una prueba de que se pretende que el chemtrail cubra un gran área. Suelen aparecer nuevas enfermedades tras la aparición de los chemtrails, lo que consttituye una prueba de que forman parte de un programa de genocidio de la población. Se ha detectado bario y aluminio en muestras del suelo tras aparecer chemtrails, así como bacterias.

Sus utilidades son varias, tales como el envenenamiento masivo de la población, técnicas de control mental de las masas, alteración del ADN de los seres humanos, experimentos de guerra quí­mica y hasta la manipulación del clima, ya sea para intentar detener el calentamiento global o bien para provocarlo. La negación sistemática de los hechos por parte de los organismos consultados es una prueba prueba de la existencia de tales acciones.