El Gobierno ha aprobado una subida de impuestos que encarecerá los chuches, aunque según ha destacado la vicepresidenta, seguirán por debajo de lo que cuestan en Francia y como ya se sabe, si ellos están peor, entoces aquí paz y después gloria. Concretamente, el Consejo de Ministros ha dado su visto bueno a un incremento de las tasas que se aplican en los mismos de 0,0000000000000000001 céntimos por kilo de chuches. La niña de Rajoy al enterarse de la noticia se roció de gasolina y se quemó a lo bonzó quedando reducida a cenizas. Los intentos de reanimación de las cenizas fueron infructuosos.

De esta manera, si se repercute en su totalidad en el precio final, las gominolas subirán un 20%, los chupa chups 3% y los sugus 50%

El niño de Rajoy, Fernandito, de dos años, vivía por supuesto ajeno a las subidas de su fuente primaria de alimentación, cuando se cruzó por delante de él. Tras alguna caricia y un beso para amortiguar el impacto y no se traumatice se lo comunicó y con una gran entereza lo encajó, aunque posiblemente al tener solo dos años ni se enteró de qué le hablaba.
De la promesa de una España edénica para la niña de Rajoy, pasamos al compromiso de un país con golosinas baratas para Fernandito.
Ciudadano del mundo, si miras por el horizonte, siempre verás un rayo de luz y de esperanza que un mundo mejor y con chuches económicos para que nuestros hijos tengan caries y sufran diabetes como cualquier otro niño del mundo.