¿ Es un pájaro, es un avión ?…no , es Carrero blanco en su coche
Idiota que no se entera de lo que pasa–
¡ qué coche tan moderno, vuelo y todo !
Carrero Blanco justo antes de empotrarse en el patio interior–
Bautísta , recuerda donde hemos aparcado
Carrero Blanco a su chofer–


Famoso astronauta español. Fue el primer ser humano en pisar la Luna sin nave espacial ni nada de eso.
Hijo de su madre y de su padre, su infancia transcurrió en diferentes localidades debido a que su padre huía para no tener que prestar el servicio militar; de esta manera, creció viajando, antes de que la familia se instalara definitivamente en Murcia, donde finalmente la policía militar lo mete para adentro y a cumplir el doble de servicio, por insumiso. Así pasó su infancia, sin un padre que le pegara ni que le mandase a depilar las cejas.
Francisco Franco le hizo almirante por que era amiguete de la universidad. En un viaje de esos se saltó un ceda el paso y colisionó con la nave de dos extraterrestres que hacían turismo, el coche experimentó un empuje hacia arriba hasta pegarse una hostia que le haría algo de pupita.

Mostró gran interés en volar a la edad de sólo dos años, cuando su padre lo llevó a las Carreras Nacionales Aéreas cuando por fin cumplió el servicio. Su interés se intensificó a los seis años cuando realizó su primer vuelo en un aeroplano. Su madre de pequeño no le dejaba volar y eso le frustraba mucho. Pero el pequeño Carrero, le gustaba saltarse las normas. Dicen que se iba a jugar al fútbol y se saltaba las clases. Hasta que un día explotó y le dió por saltar cosas.

Un cazatalentos, lo descubrió saltando y desde entonces fueron socios, hasta su salto definitivo a la fama y Carrero estalló de alegría y decidió dedicarse al vuelo. Desde ese momento, tuvo una gran fascinación por la aviación y sobretodo el vuelo sin motor, modalidad en la que destacó de forma sobresaliente. A la edad de quince años,empezó a tomar lecciones de vuelo donde la dieron la licencia para volar en nombre de la reina. Tan pronto como se graduó, recibió una beca de la Marina. Posteriormente se inscribió en la Universidad del planchazo y comenzó sus estudios de ingeniería aeronáutica. La Marina lo llamó para cumplir con los deberes militares y decidió que no quería hacer el capullo como su padre y huir, se convirtió en aviador y fue enviado a la Guerra del Brócoli. Allí voló en 78 misiones de combate siendo derribado en todas y cada una de ellas.
Un amigo le enchufó en el negocio y expandió toda su experiencia como astronauta.

Su salto al estrellato
En 1973, Carrero Blanco se dirigía a su domicilio después de oír misa en la iglesia y al llegar a la calle Claudio Coello, esquina a Maldonado, tomó la decisión de realizar un salto y batir su propio récord. Su actual marca estaba en 19,95 y estaba decidido a batir éste récord.
Miró a ambos lados de la calle y se dispuso a lograrlo. Cuentan los testigos que dejó un cráter gigante en el suelo. Rozó el nulo, pues habia quedado unos segundos en la cornisa, pero finalmente cayó dentro, eso sí, en un estado lamentable. Decidió llamarle el salto del ogro.
Cuentan las malas lenguas que tuvo ayuda de unos colegas que se hallaban en un sótano, por eso no se llegó a validar nunca su récord. En los análisis de sangre dió positivo en goma-2, había ingerido unos 100 kilos y fue inhabilitado para siempre.

En una ocasión fue detenido por la policía por saltarse un semáforo de veinte metros, llegando a batir el récord mundial de vuelo sin motor. Actualmente nadie ha conseguido superarle.

En la rama política, destaca por ser el político español que más alto ha llegado, hasta más allá de la estratosfera, a unos mil quinientos metros, según últimas investigaciones. Si quieres saber dónde anda Carrero hoy en día, elige una estrella y desea fuertemente que sea él…puede que sea.