Un científico con mucho tiempo libre sostiene haber resuelto el misterio de la proliferación de pelusa en el ombligo.

El Doctor Caraculo ha descubierto que las pelusas abdominales atrapan las hilachas y las conducen a las profundidades del ombligo. Para llegar a tan relevante conclusión el desgraciado estudió 503 pelusas de su propio ombligo en su tiempo libre.
Su metódo observación científica demostró que pequeñas basurillas se forman en el aire y terminan almacenándose en el meollo del abdomen al final del día.
“El vello abdominal crece en círculos concéntricos alrededor del ombligo” y por más sutil que sea invita a las partículas de mugre a depositarse dentro, a tal punto, que si uno se afeita la barriga la pelusa desaparece, por lo menos hasta que el pelo vuelve a crecer.
A modo de legado filosófico y para justificar su dedicación a un tema tan intrascendente agregó que “la cuestión de la naturaleza de la pelusa del ombligo preocupa a más gente de la que uno podría suponer a primera vista”.