Soy un cantautor ‘en peligro de aparición’
Arístides Moreno acojonando al mundo–

Regalo dos kilos de papas a los primeros que compren mi disco
Arístides Moreno promocionando su disco–
Arístides Moreno Medina nacido Gáldar, es un cantautor canario. La mayoría de canciones de sus canciones denuncian en tono humorístico los problemas sociales de las Islas, pero también para hacer dinero y un poco el tonto, que nunca está de más. Arístides Moreno es un peculiar autor canario que llegó a la música tras ejercer otros muchos oficios. No se sabe si desde su parecido físico con Roberto Benigni recibe sus dotes de cuentacuentos logorreico, o por el del mago Tamariz su gran vis cómica, dos facultades que explota tanto en canciones como en sus presentaciones, provocando la carcajada del oyente con sus ocurrencias tan delirantes como hiperrealistas. En otras ocasiones se le ha escuchado con grupo, pero es así, solo con su guitarra, como apura mejor sus facultades comunicativas ya que es completamente libre para estirar, cortar o improvisar sus canciones. Y qué canciones, híbridos imposibles como esa rumba-gospel que es ‘Oh señor’, el platanoblues rapeado de Horcón boys o el reggae visionario de Para hoy. Pero no nos confundamos por su gracia, su salero de payaso sin fronteras, entre risa y risa suelta poderosas andanadas críticas y sociales con o sin ironía festiva, en la mejor tradición lúdica protesta de, pongamos por ejemplo a Moncho Alpuente en sus sucesivas reencarnaciones.


Primeros años


Arístides Moreno nace en Gáldar, en los senos de una familia humilde y trabajadora, por lo que él no estaba dispuesto a seguir esa tradición.
Desde pequeño mostró cierta inclinación por el mundo del arte. Formó parte del grupo de rock grancanario “Tatueque”, proyecto que compaginó con otras actividades como plastificador de estanques, transportista de frutas y verduras y camarero. Era principios de los años 90 y se producía una oleada de nuevos grupos en la isla, como Última Parada, Vagos Permanentes, Frakaso Skolar o Los Coquillos.
En 1995, tras la disolución de “Tatueque”, comienza a cantar en solitario participando en varios encuentros de cantautores canarios. Desde el primer momento consigue conectar con el público, gracias principalmente a sus locas letras, además de su personal “música accidental”.

Primer caso de gripe porcina
Fue el primer caso sospechoso de la nueva gripe en las Islas. Acababa de llegar de México, se hizo pública hace una semana, aunque el miércoles las pruebas remitidas a Madrid descartaron que tuviera el virus. Hasta hace poco se mantenía en el anonimato a esta persona, pero finalmente se supo que se trataba de Arístides Moreno. Se montó una película tremenda, con sanitarios plastificados, mascarillas y hasta ambulancias. Una situación de alarma e histerismo que, al coincidir ese día con que la OMS había subido el nivel de alerta a 5, lo llevó a que lo retuvieran diez horas en el hospital y luego lo enviaran a la casa y no lo dejaran salir. Es decir, en horas pasó de no tener ni un síntoma a ser una víctima de esta situación”.