Superman fue creado por dos borrachos que se les acabó el dinero y en un intento desesperado intentaron encasquetar este personaje a la editorial para la que trabajaban y ha aparecido en varias series de radio, televisión, películas y otros medios. En su versión actual, publicada por la editorial DC Comics, Superman nació en el lejano planeta Kryptón bajo el nombre de Kal-El. Luego se lo cambiaría él por Superman como nombre artístico, aunque se lo quería cambiar por Calzoncilloman, pero alguien ya lo había registrado y se tuvo que poner el primero.
Siendo un bebé, fue enviado al planeta Tierra por su padre Jor-El, justo antes de la desintegración del planeta. La nave espacial en la que viajaba aterrizó en las afueras del poblado de Smallville, en el estado de Kansas. El bebé fue encontrado y adoptado por el matrimonio Kent: Jonathan y Martha Kent, quienes lo llamaron Clark Kent por que coincidia con su apellido casualmente. Al crecer, Clark fue descubriendo habilidades y poderes sobrehumanos. Clark se convierte en Supermán, haciendo uso de sus asombrosos poderes para luchar por la verdad, la justicia y gilipolleces de esas. En su identidad civil, Clark es reportero del periódico Daily Planet y un notable escritor de libros en la ciudad de Metrópolis y educado en la Universidad del planchazo.
El uniforme es rojo y azul, con una capa roja y un cinturón, y en el pecho el logotipo, que se compone de la silueta de un diamante que enmarca una “S” de soplapollas.


Biografía

Supermán nació en el planeta Krypton con el nombre de Kal-El, siendo hijo del científico y líder Jor-El y de la antigüa astronauta Lara Lor-Van. Cuando Kal-El tenía aproximadamente 2 ó 3 años de edad, Jor-El decidió que ya era hora de que se independizara su hijo y se inventó que en el interior del planeta se estaba formando un nuevo elemento químicamente letal para los kryptonianos , el cual a su vez estaba ascendiendo lentamente a la superficie, lo que ocasionaría su destrucción, por lo que trató de llamar la atención de los líderes del planeta, el Consejo de Ciencia. Pero evidentemente no le creyeron, y se negaron a advertir del peligro al resto de los ciudadanos de Krypton, prohibiéndole además hacerlo él mismo para evitar que cundiese el pánico. Aún así, el muy hijo de puta metió a su hijo en una nave y lo mandó a tomar por culo a años luz. Casualmente el planeta explotó e incineró a todos los kriptonianos y Kal-el sobrevivió.
Los fragmentos radioactivos del planeta, compuestos por el mineral llamado kryptonita, fueron lanzados por la explosión al espacio. Generalmente, aparecen bajo la forma de cristales verdes, aunque también hay variedades roja, negra, etc. de distintas propiedades. La Kryptonita es letal en los kriptonianos, en los humanos es casi inofensiva, pero no del todo, ya que si se exponen por mucho tiempo (años) puede generar envenenamiento de la sangre.
La nave de Kal-El aterrizó en un campo cerca del pueblo de Smallville, y fue descubierta por Jonathan y Martha Kent en el maizal que les jodió el puto niño. Con el tiempo, Clark descubrió el bien que podría realizar con sus poderes, y comenzó a entrenarse para poder usarlos con sabiduría. Después de la graduación en la universidad del planchazo, Clark se mudó a Metrópolis para estudiar en periodismo. Durante estos años, Clark cambió su nombre por Teófilo, pero no era muy comercial y se lo volvió a cambiar. Después de la graduación como periodista, Clark fue contratado como reportero del Daily Planet.

Poderes


Volar: investigaciones científicas decían que volaba porque en Kryptón la fuerza de gravedad era mayor que en la tierra. Sin embargo, y en una reciente entrevista en La mujer que marea chronicles, Supermán aclaró que su capacidad de vuelo se debía a su poder de Superventosidad.
Velocidad: Es capaz de correr tan rápido como una locomotora, e incluso superarla si anda apurado y se le va el tren. Tiene prohibido correr por encima del MACH-1 (1220 km/h) en estado de ebriedad en siete países. Puede alcanzar la velocidad de la luz corriendo, pero volando apenas rompe la barrera del sonido.
Rayos X: puede ver en cueros a cualquier chica en cualquier momento, lo que hace especialmente interesante las rebajas de enero para ver más desnudos femenimos por metro cuadrado que suspensos en un examen final de matemáticas.
Alergias
Supermán es alérgico a casi todas las variedades de Kryptonita. La alergia más frecuente que se puede citar entre las de este tipo es la alergia a la kryptonita verde, el cual se halla presente en prácticamente todas partes de Smallville.
La alergia está mediada por un mecanismo de superhipersensibilidad, con inflamación producida por liberación de mediadores directamente por los superlinfocitos. Los síntomas más frecuentes son la producción gilipollez seborreica y mucha prolongación, la muerte episódica.
La mejor manera de prevenirla es evitando el contacto con esta mierda, y una vez aparecida, contactar con un guionista del cómic a corto plazo para que lo solucione.

Enemigos

Su más grande enemigo es Lex Luthor, un calvito archirequetemillonario que tiene muy mala hostia y que a diferencia de los demás villanos conocidos quiere destruir el mundo y si de paso mata a Superman, pues mejor. Entre sus enemigos se encuentra también su clon. Es una versión de él mismo pero más cabrón.
Muertes
Es el superhéroe más famoso, pero también el más odiado, ya que a muchas personas no les parece que sea invencible. Por otro lado, ha muerto tres veces. En el comic original muere gracias a Lex Luthor, cosa que el sujeto nunca e agradeció. En el nuevo cómic es destruido por Dan Jurgens, resucitando meses más tarde, por el mismo Dan Jurgens de una manera patética y con el pelo largo para que no lo reconocieran, y como parte de Jurgens para arruinar aún más al personaje. En el cómic de la JLA muere junto con toda la Liga de la Justicia en una aventura que a nadie le importa, siendo luego resucitados gracias a un plan elaborado por ellos mismos antes de morir.
Los que no son fans siguen esperando ansiosamente una cuarta y definitiva muerte. ¿Y esto último que quiere decir? Quiere decir que esperan que la próxima vez que digan que Superman ha muerto, sea de verdad de la buena, palabrita del Niño Jesús, y luego no digan que estaba inconsciente. Es que a los fans de los cómics no les gusta mucho Supermán