El llamado detector de sarcasmos inventado por el Profesor Frink es un tipo particular de polígrafo utilizado para el registro de sarcasmos. Generalmente registra la presión arterial, el ritmo cardiaco, la tasa respiratoria y la respuesta galvánica o conductancia de la piel cuando aparece un sarcasmo.
Este tipo de polígrafo es comúnmente conocido por su uso como supuesto detector de sarcasmos sin validación científica alguna, pese a su credibilidad en la cultura popular y algunas entidades estatales y privadas.

Principios de funcionamiento

Los defensores del polígrafo afirman que el sustrato bioquímico de los sarcasmos se encuentra correlacionado de forma directa con la reactividad corporal; que la linealidad estimulo → pensamiento → emoción → adecuación anatomofisiológica → respuesta es un ciclo que inalterablemente se presenta en cualquier proceso conductual humano; que es posible medir las reacciones corporales de las emociones; y que para cada estado emocional, existe un espectro psicofisiológico bien definido ligado a la actividad emotiva del sujeto. De estas cuatro afirmaciones, las tres últimas no han podido demostrarse mediante el uso del método científico y la última es demostrablemente incorrecta y más teniendo en cuenta que el prototipo fue destruido al detectar un sarcasmo del vendedor de comics de un grado tan alto que se salía de la escala.